Zeusfy: qué es un radar de tramo

¿Qué son y cómo funcionan los radares de tramo?

El exceso de velocidad es uno de los principales motivos de accidentes en carretera. Por ello, controlar que se respeten sus límites mediante radares es una de las mayores preocupaciones de la Dirección General de Tráfico. Para hacerlo, cuenta con radares de tramo que se añaden a los móviles y a otros fijos más tradicionales. ¿Sabes en qué consisten los dispositivos de tramo?

¿Qué son estos dispositivos?

Este tipo de radares constan de dos cámaras fijas que se colocan al principio y al final, justamente, de un tramo de carretera que puede ser de varios kilómetros. Son normalmente infrarrojas, para que puedan realizar su función también de noche y bajo condiciones meteorológicas adversas.

Además, a diferencia de los radares tradicionales, esas cámaras no emiten ningún destello, lo cual significa que no percibirás que te están grabando. Están sincronizadas mediante fibra óptica y por satélite, por lo que sus relojes tienen exactamente la misma hora.

Las cámaras están conectadas a un ordenador que recibe toda la información que han captado. En este sentido, además de controlar el exceso de velocidad, también toman información respecto a la intensidad y características de la circulación en esa parte de la vía. Igualmente, controlan el paso de vehículos con mercancías peligrosas y la velocidad media de la circulación. Finalmente, son útiles también para emitir alarmas de tráfico y para la elaboración de estadísticas.

Zeusfy: cómo funcionan los radares de tramo

¿Cómo funcionan los radares de tramo?

Ahora que sabes lo que son, entender su funcionamiento es muy simple. La cámara que está situada al principio del tramo capta la imagen del vehículo, con su matrícula y la hora exacta de paso. Posteriormente, la ubicada al final también registra el paso del coche con los mismos datos. Es decir, la matrícula y la hora precisa.

Los datos son enviados al ordenador que, en función de las horas de paso por ambas cámaras, calcula la velocidad del vehículo. Hallar este último dato es muy sencillo, sabiendo lo que mide el tramo y el tiempo que tardaría en recorrerse con la velocidad a la que está limitado.

Zeusfy: sanciones radares de tramo

Si detecta una infracción, el resto del proceso sancionador es similar al de cualquier otro radar. El dispositivo envía la información al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas de León, que tramitará esa multa y la enviará al interesado.

Por otra parte, te interesa saber que este tipo de radares se consideran exactos, es decir, que no tienen margen de error. Esto es importante porque la Dirección General de Tráfico no aplica ninguno a las mediciones de estos dispositivos.

Como sabrás, en los radares tradicionales se permitía un margen de velocidad de en torno a 20 kilómetros por hora. Sin embargo, en los de tramo, al ser considerados exactos, no se aplica esto. Significa que, si el límite de velocidad es de 100 km/h, en cuanto el radar te detecte superándolo en uno, serás multado.

Las sanciones: ¿caben recursos de las multas?

En primer lugar, debemos explicarte que recurrir multas de tráfico que te hayan puesto es tu derecho. Y las derivadas de este tipo de radares no son una excepción.

Aunque son considerados exactos, no dejan de ser máquinas y, como tales, pueden estropearse y fallar en sus mediciones. Por ello, nuestro consejo es que recurras. Interponer recursos de multas no es ninguna pérdida de tiempo.

En conclusión, te hemos explicado qué son y cómo funcionan los radares de tramo. Actualmente, hay más de sesenta en las carreteras españolas y están señalizados (también puedes consultar los listados que publica la propia DGT). Mediante estos radares, la Dirección General de Tráfico intenta evitar accidentes por exceso de velocidad. Pero, si crees que te han multado injustamente, anímate a recurrir la sanción.

Deja una respuesta