Zeusfy: radares Velolaser

Todo sobre los radares Velolaser

Con un tamaño menor a los 50 centímetros y un peso ligero, los radares Velolaser de la DGT supusieron a principios del 2018 un nuevo modo de controlar la velocidad de los vehículos en carretera, y su número ha ido creciendo hasta la actualidad. Estos radares, también denominados radares indetectables por su sencilla reubicación y su control remoto, no solo permiten controlar los excesos de velocidad, sino que también controlan la utilización de dispositivos móviles al volante o la omisión del uso del cinturón de seguridad, entre otras infracciones. Ampliaremos la información para ti a continuación.

¿Qué son y cómo funcionan los radares Velolaser?

El funcionamiento de estos radares es similar al de cualquier otro cinemómetro, pero su tamaño es mucho menor. Los radares Videolaser están equipados con tecnología 3G/4G y se pueden controlar fácilmente desde cualquier lugar.

Son aparatos inalámbricos y funcionan de modo autónomo hasta un máximo de 5 horas. Son capaces de detectar vehículos que transiten a una distancia entre 15 y 50 metros (hasta 2 carriles de distancia desde su posición) y a una velocidad entre 30 y 250 km/h. Controlan la velocidad de día y de noche y tienen un margen de error en torno al 5 %.

¿Dónde se colocan los radares Velolaser?

Este tipo de radares pueden ir en los propios vehículos de la Guardia Civil, incluso formando parte del equipamiento de las patrullas que se desplazan en motocicletas. También pueden instalarse en señales de tráfico o sobre un trípode cercano a la calzada.

Según datos aportados por SocialDrive, se pudo saber que promedio de tiempo de uso de estos dispositivos es de 70 minutos por ubicación, que cerca del 70 % de las ocasiones se hayan instalado sobre un trípode, y que se utilizan principalmente entre las 8:00 y las 13:00 horas.

Su tecnología también permite a estos radares efectuar un recuento del número de vehículos, diferenciar entre vehículos pesados y ligeros, elaborar estadísticas de velocidad y hasta medir la distancia de seguridad.

Zeusfy: cómo funcionan los radares velolaser

¿Son legales? ¿Hay peligro de recurrir las multas?

Te contamos que, precisamente, la ubicación de estos dispositivos es lo que ha generado polémica desde su implementación, cuestionándose la legalidad de estos a raíz de la denuncia llevada a cabo por la IMU (Unión Internacional de la Defensa de los Motociclistas), que alega que estos radares siguen colocándose anclados en las barreras metálicas de seguridad (guardarraíles o “quitamiedos”), algo que está prohibido por la propia DGT, ya que pone en riesgo la seguridad vial.

Por tanto, es posible recurrir las multas impuestas a través de estos radares en función de su ubicación. Y es que una ubicación que suponga cualquier peligro para la seguridad de los conductores inhabilita el propio sistema de contención.

Zeusfy: donde colocan los radares velolaser

En este sentido, la IMU ha advertido que la posición del radar Velolaser sobre la barra de seguridad supone un peligro para la seguridad e integridad de los conductores, y las autoridades deben de buscar ubicaciones totalmente seguras. En la correspondiente denuncia por parte de este organismo se solicita que haya instrucciones precisas e inmediatas para prevenir este hecho, y sugieren que, en su lugar, se instalen sobre un trípode colocado a 160 centímetros del guardarrail.

Por último, conviene recordarte que las multas impuestas mediante los radares velolaser pueden llegar a los 600 euros por sobrepasar el límite de velocidad, también pueden controlar el uso del teléfono móvil, que puede suponer una sanción de 200 euros, misma cifra a pagar que conlleva no llevar el cinturón de seguridad a bordo de un vehículo.

En cualquier caso, es posible interponer recursos ante cualquier sanción de tráfico, con el fin de que esta quede anulada. Esto implica que no tengas que pagar ningún importe económico ni serás penalizado con la pérdida de puntos en tu carnet de conducir.

Deja una respuesta